viernes, 17 de junio de 2011

Los sarmientos de Abdon

EL MUNDO DEL VINO EN EL GPS
Los sarmientos de Abdón
17/06/2011 - 00:02
JAVIER PÉREZ ANDRÉS La familia Segovia cierra el círculo de la transformación de sus vinos de Toro con la venta de los sarmientos.

Abdón Segovia, miembro de una familia de viticultores de Morales de Toro, con varias generaciones detrás y de clara ascendencia moralina, ha logrado embarcar a todos los miembros de su familia en una empresa colectiva que nace de la viticultura y hoy abarca un entramado de actividades que parten de la viña.

Un amplio muestrario que va desde el asesoramiento a nuevos inversores hasta la elaboración de vinos, el alquiler de instalaciones para experiencias enológicas, los cursos de viticultura y la dirección de plantaciones de viñedos.

Abdón recoge hoy el fruto de más de treinta años de trabajo en la vid. Sin duda, toda una referencia en el bacillar zamorano. Pocas veces se logra cerrar totalmente el círculo de la transformación del vino: cuidado de la viña y sus prácticas culturales, elaboración, envejecimiento, comercialización, asesoramiento y, por último, las cajas de sarmientos para barbacoa, para las chimeneas y las glorias de las casas rurales y para las calefacciones.

Todo un reto que un año después se traduce en miles de cajas que se pueden adquirir en gasolineras, tiendas y supermercados, además de en la misma bodega. Son cajas de cartón cerradas con pintura y grapas de metal que facilitan la combustión limpia, rápida y cómoda.

Para ello, Abdón creó un sistema para empacar los sarmientos que permite el prensado y envasado.

Sus hijos, Abdón, Ruth y Belén, entre otros miembros de la familia, se suman a la empresa, que complementa la actividad que desarrollan en la viña y en la comercialización de vinos de su bodega, Vocarraje-Abdón Segovia.

Cada caja de sarmientos viene a pesar entre diez y doce kilos, con un precio de 8 a 9 euros. Se puede almacenar con facilidad y transportar sin manchar el vehículo. Para muchos asadores y particulares es el material ideal para asar carnes y chuletillas.

Se trata de sarmientos semitriturados que poceden de sus propios viñedos. De ahí que Ruth Segovia, una de sus hijas, asegure que es la única bodega «que traslada junto a una copa de tinto el fruto de la uva y el de la vid acompañando al vino en una velada como calor natural y como material para cocinar, ambos del mismo terruño».
Pero hay más. Belén ha diseñado un elemento sorpresa en el interior de una botella de vino. Se trata de una cápsula con un mensaje que el consumidor se encuentra por sorpresa y que ya está obteniendo éxitos en las tiendas de vinos especializadas y en pedidos de la bodega.

jueves, 16 de junio de 2011

hoy salimos en La Opinión de Zamora.

La Opinion de Zamora Mensaje en una botella


LA OPINION DE ZAMORA
Mensajes en una botella
Una bodega de la DO ofrece una forma distinta de hacer un regalo o enviar una felicitación a través de una cápsula que introduce en el envase de sus vinos



Detalle de mensajes en las botellas.
Foto Vocarraje
M. J. C. La bodega «Vocarraje» de Morales de Toro ha recuperado una antigua y romántica forma de comunicación: enviar mensajes en una botella. Los envases utilizados son botellas de vino crianza de la marca «Abdón Segovia» que produce esta firma y, en cuyo interior, se introduce una cápsula que contiene el regalo o el mensaje dirigido al destinatario del obsequio. El propietario de la bodega, Abdón Segovia, explicó que el proceso es muy sencillo ya que a las botellas utilizadas, que pueden ser de tamaño magnum, se les extrae el corcho, se vacía un poco de vino y se introduce una pequeña cápsula ecológica en el interior del envase. Posteriormente se entrega la botella de vino, en un estuche de madera, al afortunado destinatario.


Reconoció Segovia que esta novedosa iniciativa surgió a raíz de la invitación de boda de un sobrino y, en colaboración con sus hijas, ideó una nueva forma de entregar el regalo a los novios, en sustitución del «típico sobre» con dinero, e introdujo el regalo en una cápsula que posteriormente fue depositada en el interior de la botella. Esta idea obtuvo un «éxito rotundo» y despertó el interés de algunos invitados por lo que la bodega se planteó incorporar esta idea a su oferta. Destacó Segovia que la bodega se encarga de redactar el texto con el que se quiere felicitar o mandar un mensaje al destinatario de las botellas, regalo que provoca dos sorpresas; la primera al recibir el vino y la segunda sorpresa al abrirlo y brindar y «en la segunda o tercera copa encontrar la cápsula». Esta iniciativa está teniendo, según Segovia, una gran aceptación para felicitaciones, cumpleaños, despedidas de soltero o para bodas ya que «muchas personas en lugar de meter el dinero en un sobre, que ya está muy visto, entrega su regalo en la botella» aunque esta fórmula puede ser utilizada en otras muchas situaciones.


Por otra parte, Segovia destacó que esta iniciativa, además de ofrecer la posibilidad de hacer un regalo de una forma original, ha permitido a la bodega «llegar a sitios en los que no teníamos distribuidores y en los que nuestros vinos no se conocían». En este punto, reconoció que muchas personas que han recibido este obsequio y, tras probar el vino, se han puesto en contacto con la bodega para adquirir más botellas o para informarse sobre el lugar en el que pueden comprar los caldos de «Vocarraje». Con esta novedosa iniciativa, la bodega moralina ha conseguido, por tanto, cumplir un doble objetivo: «vender como novedad este formato y que nuestro vino se conozca».


Por otra parte, Segovia reconoció que hacer regalos y enviar mensajes en una botella es una fórmula novedosa que responde a la necesidad de innovar y «ofrecer un producto diferente al que ofrecen los demás», sobre todo ante una situación de crisis económica. Por este motivo, los responsables de la nueva firma intentan «hacer cosas», de las que «algunas funcionan y otras se aparcan» para ofrecer «algo más» que el resto de bodegas de la Denominación de Origen Toro, al objeto de «poder competir porque hay bodegas que están establecidas y no quedan demasiados huecos en el mercado».


No obstante, Segovia se mostró partidario de mantener la relación calidad-precio de los vinos de la zona para intentar aumentar las ventas aunque es consciente de que «el consumo es corto y limitado y no nos queda más remedio que tirar del carro que, aunque vaya más lento, no se puede parar».